domingo, 24 de mayo de 2009

La sangre brota, de Pablo Fendrik


Para bautizar al naciente blog, porqué no hacerlo con sangre.
La sangre brota es una película argentina que recién se estrena en cine. Esto en cierto punto para mi constituye una excepción, ya que no suelo ir generalmente al cine (me gusta ver los dvds en mi casa, en soledad), y menos a uno tan "lujoso" como el Village, donde para ver lo que sea hay que aguantar a "La orquesta de Pochoclo" durante toda la película, como si fuera un recurso extra-diegético universal. En fin.
Ya desde el arranque se adivina más o menos qué es lo que vamos a ver la hora y media siguiente: cámara en mano, movediza, primeros planos insistentes, turbulencia, imágenes fuertes, mucha intensidad emocional. Ahí es donde encontré eso que me venían diciendo, ese gustito a "Amores perros" de Iñarritú, director que personalmente no me agrada.
Arturo (Goetz, me pareció implacable) es un conductor de taxi y antiguo profesor de bridge (profesión rara si las hay) que se esfuerza en gran medida por mantener la serenidad ante una realidad totalmente desesperante: un hijo drogadicto adolescente con quien casi no tiene contacto y que quiere robarle los ahorros para escaparse de su casa, otro hijo que ya se escapó de la casa, fracasa en el exterior y le pide plata desesperadamente, una esposa que insiste en mantenerse ajena a esos problemas y hacer de cuenta que "está todo piola" jugando al bridge con amigas; además de todos los puteríos comunes de la vida del taxista: pasajeros pesados que le piden favores maleducados, encontronazos con colegas, etc.
Paralelamente tenemos a otra familia (de menos recursos que la anterior) también en el ojo del huracán: una madre que no sabe que hacer con su bebé el cual se la pasa en sus brazos como si fuera su cartera, su hija expuesta brutalmente a la calle para repartir volantes de su decadente negocio, y su "novio" pedófilo que le tiene ganas a su hija. Un papelón de aquellos.
Pero, ahora bien, ¿adónde quiere llegar la película? Eso es lo que, a mí personalmente, no me terminaba de quedar claro. ¿Era un simple escrache a la decadencia de la familia clase media porteña, (o simplemente a toda la población porteña) mediante una colección de situaciones desgarradoras? Porque, de ser así, la película únicamente se vale de los personajes estereotípicos (el taxista con un día de mierda, el jugador compulsivo, la madre medio pelo, el hijo drogadicto, la prima enamorada que le quiere dar celos a Leandro, etc.) y las fáciles imágenes fuertes que se esmeran en chocar reiterativamente al espectador (el puterío entre el pasajero de Arturo con otro tachero que lo deja en el piso, el hombre masturbandose en la plaza, Leandro acabando en una terraza) y que muchas veces se quedan en lo meramente ilustrativo. Pero no va más allá de todo esto.
Sin embargo, muchas cosas me parecieron interesantes. Por un lado, Fendrik sabe muy bien lo que hace con sus personajes, estereotípicos o no. En efecto, el director alterna los conflictos de cada uno a lo largo de la película. Tal es así que hasta podría decírse que, si bien Goetz tiene un papel protagónico bastante principal, todos son personajes principales a su manera, todos son retratados con lo peor de sí mismos de una manera muy presente en su debido momento. Además de que también se nota el conocido dicho "de tal palo tal astilla": vemos a Leandro, totalmente abandonado por sus padres, degradarse sistemáticamente, vemos a la volantera púber al borde del abuso.
Pero sin embargo, creo que le falta algo, como que quiso pero no pudo.
En fin, les toca a ustedes!

6 comentarios:

La Maga dijo...

Fuiste a ver una película argentina y no me avisaste... Fea la actitud.

Juan Pelota dijo...

ajajaja ... te dije de hacer algo y despues no te encontre mas en msn y no tenia crédito. La fui a ver porque mi profe de sonido fue el director de sonido ... muy loco.

Saludos, mirala y comentate algo!!

Evilia dijo...

Bueno, siempre me llamó la atención el link en tu nick y nunca me avivé de entrar, ahora, aquí estoy.
Fui a ver la peli también. Tengo varias cosas. La primera que la volantera no es hija de Sandra, ni el tipo que arregla celulares es su novio, aunque sí es cierto que los tres personajes (cuatro con el bebe) funcionan como algún tipo de familia.
Por otro lado, estoy de acuerdo, no hay un personaje principal, todos son protagonistas, en mi opinión personal (nótese el chivo) de la misma cosa. No hay víctimas ni victimarios, o mejor, yo sentí que todos era culpables e inocentes a la vez.
Yo creo que es una propuesta excesivamente densa, no hay un minuto, un segundo de descanso, un momento para dar un respiro. Odias a todos y también todos te dan lástima. Lo que me parece bueno de la peli, es que al ser tan coral y con tantos arquetipos, uno puede tomar de cada uno la parte que le corresponda.
A mi la peli me pareció muy buena, también me gustó mucho el tratamiento plástico de la imagen y la banda sonora (música), pero obviamente, no es un film para DISFRUTAR.

Juan Pelota dijo...

Gracias por comentar Evi!
Si es cierto lo de la 2da familia, no estaba muy seguro. Igual tené en cuenta que me mandé a ver una peli argenta con mis problemas auditivos y todo, hay cosas que lamentablemente me quedaron sueltas jejejeje.
Lo que si coincido plenamente es en algo que expusiste muy bien: no hay víctimas ni victimarios, eso me pareció quizás lo mejor de la peli, lo que más rsecato. Ese retrato tan aplicable a casi cualquier ciudadano argento: ninguno es impune. todos muestran básicamente lo peor que les hicieron y lo peor que hacen. No da descanso, eso también es verdad.
Un dato: te gustó la banda sonora? el director de sonido es Leandro De Loredo, el adjunto de la cátedra Seba de sonido I (por eso la fui a ver en un principio).

Gracias de nuevo por pasar, pasa en unos días que cuando este más tranqui subo alguna otra opinión.

BEsos!

daF dijo...

jòven! nunca nunca comento en blogs y tal, pero como no hacerlo, no ser reciproca en la acciòn!
mi humilde opiniòn..y conozco al productor, y fui el 1er finde para apoyar la peli y tal..pero.
muy correcta, sin duda....pero sobre todo,
facilista y efectista...

Emh. dijo...

Me acorde de "Vil Romance" y su plancha para los churrascos en la cabeza de alguno...

Eso es un desenlace!