lunes, 4 de enero de 2010

Eyes Wide Shut, de Stanley Kubrick


Bueno, supongo que ya es obviamente evidente que fui otra víctima (y por supuesto victimario) del conocido síndrome Cuelguitis Bloguense. Sin embargo, son muy pocos los que pasan por acá así que ni creo que se note (hasta me atrevo a confesar que las veces que escribí las entradas, de a momentos sentía como si estuviese hablando solo), pero sin embargo se muy bien que si quiero tener más convocatoria (quiero ser famoso, obvio) deberé escribir, escribir y escribir, armar polémica con algún tema "delicado", hacerme el rebelde y discutir, etc. La gran fórmula del éxito.
Pues, aquí vamos.
Eyes Wide Shut, acá titulada "Ojos Bien Cerrados" (¡por suerte se dignaron a titular bien una caramba!, "Dr Strangelove, or: How I Learned to Stop Worrying and Love the Bomb" acá se llama"Teléfono rojo: volamos hacia Moscú" -¿?-), es la obra póstuma del gran Stanley, y dicho sea de paso, la obra que más me costó digerir de su filmografía.
Con Kubrick hay un conocido patrón que se repite entre los que amamos sus películas: todos sostenemos que hay que verlas varias veces. El proceso es mas o menos así:
La primera no solo "no se entiende", sino que probablemente más de uno termina roncando (recuerdo la primera vez que vi La Naranja Mecánica, tuve que pedirle a un amigo que saliera del cuarto porque no me dejaba escuchar nada, ¿cómo te pudiste dormir, amigo mío, con semejante película?) y eso es lo único que nunca pude entender, hasta que me pasó. Sí señoras y señores, lo confieso, he pecado: me dormí hacia el final de Eyes Wide Shut la primera vez que la vi (y advierto que no es algo frecuente en mi, a menos que sea alguna de terror, pseudo romántica o similar).
Para la segunda mirada uno en general se prepara un poco más: se compra un par de latas de Speed (y ojalá que con eso baste, para que el asunto no pase a mayores) y lo más importante, investiga un poco más acerca de la película, acerca de su tema. Eso es una de las cosas que me encantan de Kubrick: tiene esa cosita que nadie puede explicar concretamente, pero que es capaz de despertar un interés muy fuerte en el espectador, por más que le cueste un montón interpretar de qué va el asunto.
En efecto, en el lapso intermedio entre una y otra "lectura" (sinceramente no encuentro un verbo mejor para referirme a las veces que VI una película, si alguien lo sabe le agradecería mucho que lo deje en los comentarios), por un lado indagué en el maravilloso internet y por otro me leí el libro de Frederich Raphael, el guionista de la mencionada película, odiado por el resto de la familia Kubrick por haber publicado dicho libro, titulado "Aquí Kubrick". La cosa no es muy de extrañar, ya que el escritor un poco se desquita de alguna manera del arduo proceso de trabajo al que lo "sometió" el director y le tira un par de dardos. Pero no viene al caso, ya que es otro patrón conocido. La mayoría de la gente que trabajó con el viejo lo ama y lo odia: lo primero porque logró sacar lo mejor de ellos y lo segundo porque los tenía a salto de rana.
Finalmente a partir de la tercera a uno le encanta la película y simplemente la sigue viendo para seguir sacandole jugo, seguir encontrandole mensajes, significados, y un laaaargo etcétera.
A mi particularmente, Eyes Wide Shut fue la película que más paciencia me exigió dentro de ese proceso, ya que la manera que tiene Kubrick de jugar con el significado, lo simbólico, es decir, el tema en sí mismo lo representa siempre como algo que esta adentro, latente, rozando la abstracción pero jamás saliendo de la situación "real" (aunque quizás haya mezclado totalmente los términos). Es una asíntota que jamás llega a ser tocada pero que sin embargo se acerca y exaspera. Exaspera por el hecho de que nada está dicho directamente, todo está insinuado. Esa es otra cosa que me encanta de la mayoría de sus películas. Tan solo con la insinuación podía llevar al extremo la situación y sacar a flote los peores demonios, incertidumbres, cuestionamientos, y otros tabúes internos del ser humano.
A qué me refiero con esta perorata de palabras que se me salieron de un saque y temo volver a leer? Tengan paciencia, voy por partes.
Hace poco leí, lamentablemente no recuerdo en donde, un analisis acertadísimo acerca de la obra de Kubrick. Esencialmente afirmaba lo siguiente: toda su obra se trata de la guerra.
La guerra de la que el ser humano es incapaz de librarse a lo largo de su historia.
La guerra que el mono inicia con el hueso y que se mantiene hasta (según Kubrick) el futuro más incierto donde la batalla será contra la tecnología, ya que al nosotros (seres conflictivos por excelencia) mismos haberla creado, implica que siempre tendrá su cuota de conflicto entre nosotros y ella, la maquina a fin de cuentas representa al ser humano, es igual a su amo.
La guerra entre los demonios internos del ser humano, que si bien "debe" ser un ciudadano ejemplar y correcto, no puede evitar el deseo de la violencia más demente e inescrupulosa (siguiendo la línea de un Caligari o Mr. Hyde de la sociedad moderna), como si fuera un instinto primitivo, que si bien la sociedad intenta reprimir, solo desencadena más caos. La guerra y el conflicto que generaron y aún hoy generan las clases sociales, antes tan rígidamente marcadas, donde la ilusión por ascender socialmente era capaz de aniquilar todo rastro de dignidad en el individuo hacia lo que lo rodea (¿no les suena, la sed de poder?). (Adivina adivinadorrrrrrr... ji ji ji).
Y Eyes Wide Shut no es la excepción a todo esto. En este film la guerra se libra entre el deseo y la represión. Entre el hecho de querer consumar y verse continuamente impedido. Entre el Ello y el Superyo como dos fuerzas sumamente egoístas entre sí que enfrentandose sólo traen consecuencias inevitables en el individuo. La guerra, claro está, nunca tuvo vencedores.
En efecto, a primera vista, la película puede parecer una simple historia de una pareja que entra en una especie de crisis, donde el marido, quizás en sus primeros pasos hacia la crisis de los cuarenta, avanza hacia una posible infidelidad, pero sin embargo parece que fue educado como un "hombre de bien" y no logra engañar a su esposa. Y en efecto, eso es lo que sucede. Pero, sin embargo, ¿qué hay por debajo de todo esto? Nada es gratis, diría Mitry.
En suma, Kubrick bajo esta simple historia se toma la libertad de poner en evidencia el enfrentamiento de dos fuerzas. Por un lado tenemos al marido, un médico de clase media, bastante correcto, amable, simpático, padre de familia, cómodo en su departamento de Nueva York, pero un poco vacío de contenido (se entendió porque elegió a Tom Cruise para el papel ¿no? Kubrick era todo un estratega). Por otro lado tenemos a la esposa, desempleada, y con una notable cara de angustia, de aburrimiento, de cuestionamiento, de estar pensando "y si...?", de ganas de agitar un poco las cosas.
En efecto, este cuestionamiento que se hace la mujer no es ni más ni menos que la manifestación de un deseo, de pensar "Qué pasaría si todo fuera distinto entre ambos?", la representación, o más bien aparición momentanea, (y no es nada curioso que se fume un porrito antes de que aparezca, y que Kubrick decida mostrar su armado en primer plano, lo dionisíaco siempre desencadena un enfrentamiento) del ELLO en persona, de contarle al marido que tuvo una fantasía erótica con otro hombre, el deseo reprimido, el tabú sacado a la superficie en esa escena magistral en la habitación donde él aparece iluminado (el es correcto claro) y ella antecedida por la oscuridad del baño (ella representa un mundo desconocido para él, donde se acerca a lo reprimido, inmerso en sombras). ¡Y encima en el momento en que están por hacer el amor, sin conseguirlo finalmente! ¿¡Kubrick, maldito descarado, quieres que enloquezca?!
Este es el punto de inflexión que hace que ambos mundos entren en choque, donde lo indebido desafía a lo correcto, y hace que todo se termine confundiendo. En efecto, el marido se ve empujado al terreno del Ello, de lo reprimido, de lo inexplorado, desafiandose a si mismo por no poder aceptar ni siquiera la infidelidad fantasiosa de su mujer. Claro, él es el hombre, su virilidad se ve amenazada, esto es mostrado en las constantes imaginaciones que tiene acerca de la fantasía de su mujer.
Y creo que es justamente aquí donde se arriba al siguiente punto. Esto no se trata únicamente del interior individual de dos personas, sino de la sociedad en sí misma que los envuelve y los domina bajo el peso de sus valores morales: el matrimonio como una jaula sacral que tiende a reprimir, lo dionisíaco como algo prohibido, practicado bajo la más estricta confidencialidad y clandestinidad. Lo podemos ver en el medio de la orgía, donde todos llevan máscaras, la máscara representa ese tabú que todos tenemos pero que no nos atrevemos a ver de frente.

7 comentarios:

Jimena Andrea Spagnuolo dijo...

che que copado, primero por todo lo que escribiste y segundo porque lo encribiste porque se te canto y no para una monografia de hami jaja, muy bueno, opinar no puedo porque no vi la peli pero ya la agende en la lista de peliculas para ver antes de morir

un abrazo!!

Juan Pelota dijo...

Gracias Jime, buena onda tu coment... mirala y contradecime en algo!!! tengo sed de polemica y nadie me da el gusto =( jajajaja

Te mando un abrazo, cuidate.

Emh. dijo...

No se como llegue aca, pero... Mr Strangelove, eu la conocia como "Dr insolito"

Hay un ciclo bastante bueno de cine, en el Matienzo (no se si ud. conocera). Le aviso porque a esas cosas hay que compartilas (aunque nadie te lo pida, ja!)

http://cicloojodepez.blogspot.com/

Un saludo.

Emh. dijo...

Sí, Cabildo y Matienzo. Creo que la última vez que fui pagué $6. Más que decente.

No se de dónde serás vos, pero por Haedo hacian algo parecido (y gratis). Creo que estan en un receso de verano...
Si estás al tanto de algo, chiflad.
Otro saludo.

Fede dijo...

Hola Juan lo prometido es deuda, aqui me paso a chusmear tu blog, que por cierto esta excelentisimo, muy bueno lo que haces, un gran abrazo y espero verte mas seguido por:

http://www.librealbedriodesordos.blogspot.com/

Federico.

El Hombre Sin Nombre dijo...

Buenas mi buen...
Primero, coincido en algunas reflexiones tuyas respecto al film pero no todas, gracias a Dios es arte y eso es lo que hacemos, a cada uno le genera algo diferente y un film mas siendo de Stanley tiene mucho mas para exprimir que su línea principal, bueno, la pena es que no tengo el film fresco fresco, pero ya lo vi unas tres veces. Por suerte nunca me quede dormido en ningún film excepto en alguno de la fadu (:P) menos en este que me atrapo de una, gracias al gran TOM... jajajaja nah nah sino por la hermosa desnudes de la flaca colorá... la verdad que lo que me llamo la atención realmente es que sea un film de Stanley en primera instancia y en la segunda la sorpresa de que trabajara con estos dos estrellas de la santamadera californiana.
Para mi, y recuerdo que no tengo fresco el film, trata de las obsesiones y la confianza y por supuesto tiene mucho que ver el ello y el súper yo Infra yo mega tu mega el mega vosotros yo y toda la bola, el no poder poseer al máximo al otro, el deseo del deseo el control la inseguridad de lo que parece seguro y las fantasías.
Tiene grandes referencias hacia lo Dionisiaco, constantemente como ya señalaste, pero me impresionó la escena de la mansión cuando figura y dije "Canejo! esto es ditirambo! Dionisos el monte los tirsos! carajo:)" muy bueno, Tom ( no recuerdo el nombre de los personajes) es un medico de clase Alta mi buen amigo Pelota, vive en NY y labura con los platudos locos, el film va de un thriller drama psicológico suspense que se yo muchas líneas sabrosas para disfrutar y ver mas de una ves, recuerdo que cuando la vi dije "Esta es del tipo de películas que NO hay que ver con una novia/o" genera cuestionamientos y preguntas en uno mismo y en el otro geniales, pero bueno mas allá de todo ya estoy olvidando la línea que llevaba mi dis-corso siendo las tres menos diez finalizo esta escritura, al fin de cuentas gran film de Kubrick muy recomendable para que lo gocen, además Juan el secreto del éxito y estrategia de Stanley fue ponerla en pelotas a la colo y la verdad lo aplaudo a Stanley, y me despido con esta gran frase que comparto con un gran amigo "mucha teta siempre garpa"

Adious Amigous!

PD: podes decir vidié si viste la Naranja podes implementarlo drugo.

Los vemo'


El Hombre Sin Nombre

Juan Pelota dijo...

Bueno muy bien,

Primero que nada: PUTO! jajajajaja gracias por pasarte y comentar. uno de mis más fieles lectores, que hace ya un tiempo me dijo "segui el blog" cuando lo estaba por tirar a la mierda.
Segundo que nada (yo era el primero que nadaba=): pedazo de colectivo hermafrodita!!! me hiciste acordar del ditirambo y todo lo que escuchamos en las clases de la gran (cappa di tutti cappi) Sra Sarti!! mas alla de que haya hecho mencion acerca de lo dionisiaco, no habia pensado en el tema del ditirambo especificamente. es algo que tiene una correlacion directa en cuanto a la mansion orgiastica no?? es decir, en "las bacantes" la madre no sabia que esta matando y cortandole la cabeza a su propio hijo, en este caso se repite el tema de la mascara... el ritual de apareamiento se realiza sin ver el rostro del otro. en fin, me mataste, por culpa tuya ahora voy a reveer todo el tema dionisiaco de nuevo!!! jajajaja
muy bueno tu coment man, segui aportando que tenemos polemica para ratooooooooooooooooooooo!!!

Yeahhh rock an roolllllllllllll